10 de enero de 2013

¿Puedo medicarme durante la lactancia?




A menudo las mujeres embarazadas o lactantes se ven desbordadas por las dudas sobre los temas más variopintos: ¿qué comer?, ¿qué ejercicios practicar?, ¿cómo prepararse para la lactancia?, etc. La preocupación aumenta si a ello se le suman posibles riesgos para el feto o el recién nacido. Y es que ¿cuántas no se han planteado alguna vez si los fármacos influyen negativamente en el desarrollo del bebé?

¿Todo pasa por la leche?
Existe la creencia de que en la leche materna confluyen hasta los más remotos nutrientes y substancias ingeridos por la mujer. Sin embargo, el doctor José María Paricio, jefe de Pediatría del Hospital Marina Alta (Alicante) sostiene lo contrario. En realidad, su propia experiencia personal le ha llevado a demostrar que son muy pocos los fármacos incompatibles con la lactancia. E incluso en ese caso, siempre habría alternativas para no tener que cortar de raíz con la misma. Tal es el caso de algunos anticancerosos. La solución sería, por ejemplo, utilizar un simple sacaleches durante el período de efectividad del tratamiento. 

Ante la duda, conviene consultar 
Paricio recuerda la necesidad de mantener una comunicación fluida con el médico de familia o el pediatra, acudiendo a ellos ante cualquier duda que surja con respecto a los fármacos compatibles. En ocasiones, algunos remedios aparentemente inocuos pueden tener complicaciones para el bebé y viceversa. Curiosamente, la povidona yodada que se emplea como desinfectante está totalmente contraindicada. 

Más información en línea
La web www.e-lactancia.org ha sido creada por los médicos del Hospital Marina Alta de Alicante con el objetivo de proporcionar una guía útil a madres y pacientes. Lo que comenzó como un documento de andar por casa es hoy una de las páginas más respetadas en materia de lactancia. Recibe una media de 3000 visitas a diario en su versión española, con una enorme base de datos formada por unos 1500 productos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada